Ríete Con El Diario

24.3.06

Humor y Religión

Cuando Se Falta al Respeto

La Gaceta Tucumán

Marzo 2006

Renunció la primer ministro sueca. "Estos hechos espantosos muestran el
peligro que genera el no escuchar ni respetar lo que es precioso y sagrado para
otros", dijo el príncipe Carlos de Inglaterra.

La caricatura de Mahoma en Dinamarca ha encendido el fuego en la población musulmana residente en aquel país, como también en las colonias de todo el mundo. Ya se han enviado amenazas de muerte, de guerra y de caos por los partidarios de la adoración a Alá, lo que ha creado cierto nivel de estrés alrededor del viejo continente. La disyuntiva que esta situación crea, se desenvuelve en dos puntos de vista antagónicos:
  • Apoyar la libertad de expresión, con la que se escudó el semanal danés, el pasado 30 de Septiembre, al publicar las caricaturas en las que se ofendía al profeta musulmán.
  • Luchar para que se respeten las distintas religiones y distintos cultos alrededor del mundo, y que se castigue a la prensa de Dinamarca por las publicaciones poco respetuosas y paganas.

Es muy fácil pedir libertad de expresión cuando se es parte del medio en cuestión, pero también se debiera analizar el razonamiento árabe, puesto que si se cambiaran los roles, un cristiano tampoco estaría de acuerdo con una burla hacia Jesús o a su dogma en general.

La pregunta entonces vendría siendo ¿Cuál es el límite?


¿Es posible pasar a llevar algo tan importante como lo es la religión y los cultos?


¿Es acaso justo?


Están pidiendo una respuesta pronta países como: Arabia Saudita, Qatar, Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos, entre otros, por lo que este tema no puede ser pasado a llevar tan fácilmente. Deben existir debates y debe restringirse a una de las dos partes. Porque, o son los musulmanes los que carecen de sentido de humor y no entienden la diferencia entre un chiste y la realidad, o la prensa debe ser censurada sobre todas las leyes de libre expresión por las que se ha luchado durante el siglo.


Según la página de Internet http://www.derechos.org/ :

El derecho a la libre expresión es uno de los más fundamentales, ya que es
esencial a la lucha para el respeto y promoción de todos los derechos humanos.
Sin la habilidad de opinar libremente, de denunciar injusticias y clamar cambios
- el hombre está condenado a la opresión.


Entonces, podría ser que como raza humana, aun no estamos preparados para abordar la libertad de expresar nuestros delirios. Es probable que estemos de una u otra forma condenados a la opresión, si no entendemos aun, como utilizar la herramienta de la libre expresión.
Puede ser, por otro lado, que no estemos, como cultura universal, listos para acatar y respetar todo tipo de opinión. No es un mito que a nadie le gusta ser ironizado o molestado en la media, pero deberíamos, ya en el siglo XXI, poder comprender que cada persona tiene una opinión y con ella, el derecho de mostrarla al mundo.